20 enero 2020

Historia del bingo

Se cree que el comienzo del bingo fue en Italia allá por el Siglo XVI llamandose en sus inicios Lo Giocco del Lotto d’Italia, una lotería que se jugaba los domingos. Luego pasó a llamarse Beano.

Jugar al Beano era algo especial para los habitantes de la ciudad en la que se concentraba. Ya que este juego no disponía de salas para poder jugarlo y se iva transladado de ciudad en ciudad con las diferentes ferias. El reglamento era muy parecido al actual, unicamente con la diferencia que no tenían tantas combinaciones posibles como hoy en día.

Por 1700 este juego se translada a Francia (Le Lotto), Alemania y Mexico donde los jugadores donaban parte de las ganancias a la iglesia con fin de seguir con sus creencias y culturas.

Es en 1930 cuando por primera vez se juega en Estados Unidos, concretamente en Atlanta. Era conocido con el nombre de Binou.
Un día un jugador que había completado su cartón se confundió y en lugar de gritar Binou, gritó BINGO.
Fué el matemático Leffler quien a pedido de Edwin S. Lowe creó los más de 6000 cartones con sus correspondientes combinaciones que existen hoy en día.