12 agosto 2020

Busque la excelencia en cada juego

Los juegos son la escuela de nuestra paciencia, la cuna de las estrategias y el lugar donde convergen todas las virtudes. Ejemplo de ello es el bingo. Generalmente tenemos una visión mezquina de las cosas que nos rodean y no somos capaces de apreciar lo que las cosas son en realidad. Pero si observamos el juego del bingo online podremos notar que son muchas las cosas que entran en juego y que nos permiten seguir creciendo y madurando como personas y como jugadores, además de que, por el hecho de ser un juego nos divertimos. Se suele pensar que el juego es algo con el cual perdemos o pasamos el tiempo porque no queremos hacer otra cosa o porque no sabemos que podemos realizar, pero ello no es así, observemos que para los chicos, el juego es un acto serio, que los envuelve por completo es la acción con la cual ellos aprenden, no solo a descubrir sus capacidades y habilidades, sino también a entrar en contacto con los otros, a través del bingo se abre una nueva realidad.

Parecería que entre la persona adulta que juega al bingo y el niño que juega con un muñeco hay una considerable distancia, pero eso no es cierto. Es más, si el juego es en serio, no hay otra distancia más que la propia conciencia del sentido del juego. Es por eso que muchas veces encontramos a personas que al jugar bingo online se ponen a analizar los cartones, a estudiar atentamente las reglas de juego y también a analizar cada una de las propuestas de los casinos en la red para así finalmente escoger una sala, un cartón y esperar los números que arrojan las bolillas.

La simplicidad que se ve en los juegos, es fruto de un complejo entramado de causalidad y azar, donde la trama del hilo que los une es tan fina, delgada que no nos permite reconocer donde empieza uno y termina el otro.